Skip to content
RECIBE DESCUENTO PARA PAGO EN EFECTIVO ¡LLÁMANOS O ESCRÍBENOS 3005500018! CLICK AQUÍ!
RECIBE DESCUENTO PARA PAGO EN EFECTIVO ¡LLÁMANOS O ESCRÍBENOS 3005500018! CLICK AQUÍ!
Reseña Funko Pop de El Chavo del 8

Reseña Funko Pop de El Chavo del 8

Roberto Gómez Bolaños es quizá uno de los personajes más importantes del mundo de la comedia. Con una comedia de situación que se centra en un niño de 8 años en una vecindad, Bolaños logró cautivar a un público que no tiene edad. Aunque inicialmente era un contenido televisivo destinado a los adultos, los mensajes y enseñanzas llevaron a que los más pequeños se interesaran en ver las travesuras de El Chavo del 8.

Este niño salía de un barril para soportar los llantos de La Chilindrina, el egoísmo de Kiko, la falta de tolerancia del señor Barriga, la agresividad de Don Ramón y la indiferencia de Doña Florinda. Su comida favorita eran las tortas de jamón, su juego favorito era el fútbol y su mayor pecado fue ser una criatura inocente que conmovió el corazón del público en varias ocasiones. Basta con recordar aquel episodio en el que El Chavo es expulsado de la vecindad al ser culpado de ratero. O cuando el señor Barriga lo invita a viajar a Acapulco, donde por primera vez ve el mar y disfruta de una piscina.

Su ropa sucia, sus pecas y sus expresiones de inocencia jamás saldrán de la mente del colectivo que disfrutó durante décadas de sus capítulos. Y aunque su protagonista y creador ya no está con nosotros, Funko reconoció su fama y trabajo con un Funko Pop que resalta todo lo anteriormente descrito. Por eso, en esta ocasión, vamos a revivir nuestra infancia hablando del Funko Pop de El Chavo del 8.

Mi nombre no es El Chavo, mi nombre real es… 

El Funko Pop de El Chavo del 8 es una de las pocas piezas que resaltan la cultura latinoamericana en una figura. Comencemos por el principio. A diferencia de los demás Funko Pop, esta figura en especial irradia la sencillez y pobreza del personaje. Su gorrita verde a cuadros es el distintivo que se combina a la perfección con las pecas de sus mejillas. Además, su expresión no muestra enojo o miedo, todo lo contrario. El que mantenga la expresión neutra nos recuerda a aquel niño que solo quería divertirse con sus amigos. 

Pasemos a su ropa. Antes de verlo personalmente, pensé que este Funko Pop pasaría por alto algunos detalles en los acabados reales del personaje. Me impresionó que Funko mantuviese los dos hoyos de la franela al lado derecho. Además, los colores opacos que reflejan el uso excesivo y falta de limpieza se alinean con precisión a un personaje que vivió en un barril a la intemperie del frío y del calor. Por supuesto no podían faltar las dos tirantas color naranja que atravesaban su torso y evitaban que sus pantalones se cayeran.

Y por último, pero no menos importante, tenemos el barril de El Chavo que reemplaza al pantalón y los zapatos desgastados que tenía el personaje. El barril cuenta con los acabados necesarios para recordarnos su hogar. Lo único malo de esta pieza es que, precisamente en el frente del barril, hay un orificio donde está el torno que une el final de la pieza. Esto interrumpe los pliegues que interpretan la madera. Quizá habría sido mejor que este hueco hubiese quedado en la parte trasera del barril para no interrumpir la fluidez del diseño.

¿Para qué caja si tengo un barril?

Aunque la figura tiene el barril, esta no se puede guardar allí. Por lo tanto, mi consejo es conservar la caja original para guardar la figura. No tiene acabados de lujo, pero sí tiene un sticker plateado en el acetato de Chespirito, lo que le da un mayor valor en caso de que tu propósito sea vender este Funko Pop más adelante.

Veredicto

Pintura: 10/10

Detalles: 9/10

Caja: 8/10

Colección: 10/10

Articulo anterior Concurso de fotografía con figuras Funko
Articulo Siguiente Need for Speed Heat llegará a Colombia el 8 de noviembre